Archivo de la etiqueta: América Latina

La América olvidada

Mientras me adapto al frio y conozco mi (temporal) nuevo hogar he estado leyendo “El continente olvidado” del periodista inglés Michael Reid (Bogota: Norma, 2009). Llegue a este libro por recomendación de Jorge Volpi, cuyo ensayo “El insonmnio de Bolivar” reseñe anteriormente. En “El continente olvidado” Reid sostiene una hipotesis sencilla pero contundente: América Latina pese a todas sus dificultades se halla en mejor posición que antes para afrontar el futuro.

Reid es un periodista que conoce muy bien América Latina. Vivió en Perú durante 15 años y ha viajado, como redactor jefe de la sección de la Américas de The Economist, a lo largo del continente. Conoce la historia de América Latina, la idiosincracia de sus habitantes y el itinerario trágico (mico) de su pasado. Conoce las relaciones económicas que apuntalaron su desarrollo y las ideas en que estas se basaron. Conoce muy bien la topografía americana y talvez, por ello, sabe cuales son sus principales fortalezas y sus más terribles dificultades.

Es obvio, sin embargo, que todo autor parte de un prejuicio a la hora de adentrarse en su estudio de objeto. El caso de Reid no es la excepción. Pese a su disciplinada imparcialidad, Reid sostiene que el discurso socialista, revolucionario o de izquierda le ha hecho mucho daño a Latinoamerica, y que, en todo caso, sus efectos han derivado en largos procesos de violencia, cuando no, en el caos económico y social. La perspectiva de Reid puede ser cierta si partimos del hecho írrito que esos procesos no han sido genuinos procesos revolucionarios, y que, la más de las veces, han sido un espejismo que derivaba en demagogia o populismo. La revolución en América Latina aún esta por venir (o no vendrá talvez nunca) pero su meta no podrá ser nunca distinta a la igualdad.

América Latina y su prognosis

Jorge Volpi ganó hace unas semanas el Premio Casa de las Américas de Ensayo por “El insomnio de Bolívar: cuatro consideraciones intempestivas sobre América Latina en el siglo XXI”, un fresco de lo que es y ha sido AL para los latinoamericanos y el mundo. El ensayo tiene algunos pasajes polémicos, destaco sobretodo su afirmación de que AL no existe más como expresión cultural e histórica, y que lo mejor que AL ha hecho en sus más de 200 años es desaparecer. Ambas aseveraciones son polémicas, digo, porque si hoy por hoy AL se parece tan poco a los sueños del pasado (a los sueños de Bolivar de una América unida) se debe, en gran medida, a que ha sufrido y padecido enormes y complejos retos. La pobreza, la desigualdad, la falta de oportunidades, la corrupción pero también la alegría, la creatividad, el arte, siguen siendo los rasgos distintivos de la región, y han permitido que, 200 años después, podamos asistir a un contexto en el que se funden con lo mejor y lo peor de la globalización.

No creo que AL haya desaparecido o tienda a desaparecer. Lo más probable es que se haya transformado, pero aún en esa transformación conserva un elemento de originalidad, de identidad que la globalización ni el tiempo han podido echar a un lado. Talvez el mejor ejemplo de ello sea la incombustible influencia que todavía existe en nuestras sociedades de la religión católica o de los autoritarismos militares o, de la amistad y calidez de nuestra gente que hacen que AL siga, pese a todo, manteniendo lazos de comunicación y sensibilidad comunes.