Archivo de la etiqueta: Gadafi

Gadafi y medio oriente

Libia esta hoy en el candelero, como lo estuve hace un par de semanas Egipto y un par de semanas antes Túnez ¿Qué está pasando en medio oriente para que últimamente la gente se esté revelando contra sus, otrora, padres de la patria? Algunos hablan de una revolución cultural, otros de un hartazgo por tantos años de opresión política, otros simplemente sostienen que se ha terminado un ciclo y otros, los más escépticos, que se trata de una simple pugna de poder, donde los autócratas –Mubarak, Gadafi etc -están siendo superados  por nuevas elites políticas, quizá más sanguinarias y neuróticas que éstas. Lo cierto es que en los últimos dos meses hemos sido testigos de un cambio gravitante en la política del mundo árabe, un territorio vetado no sólo cultural y socialmente para occidente sino ajeno a sus costumbres y ritos. Durante mucho tiempo en occidente anidó la idea de que esos pueblos eran  contrarios a los derechos humanos, la libertad, y la democracia, y que, precisamente, por ello muchos de los abusos y tropelías cometidos en su territorio no eran de su incumbencia (ellos eran así y punto). Esta tesis fue pronto arropada por el multiculturalismo, el cual, entre otras cosas, sostiene que los pueblos tienen derecho a vivir a su modo y que, por muy desagradables que nos parezcan sus costumbres o muy crueles que nos resulten  sus normas, nosotros, los occidentales, no podemos entrometernos. En virtud de esta corriente de pensamiento muchas veces hemos visto absortos como se cometen abusos contra la población civil o como se maltrata a un colectivo o minoría en función de criterios tan absurdos como el sexo o la familia. Hoy que esos mismos pueblos, supuestamente incivilizados, indiferentes a la libertad, claman por ella derrocando a sus gobernantes (los cuales, por cierto, nunca fueron elegidos y que si se mantuvieron en el poder fue porque contaron con el apoyo del ejército y de las elites económicas) no estaría de más replantearnos muchos pre-juicios, uno de ellos: que la libertad es, esencialmente, ajena a la cultura árabe o que, en mor de la cultura, se puede aceptar el abuso, la opresión, la miseria, la muerte.  No será, por cierto, una tarea fácil pero servirá para, una vez restablecida la libertad, empezar a discutir sobre sus distintas y varias  manifestaciones.