Archivo de la etiqueta: Teorìa Impura del Derecho

Teoría impura del derecho

Hace unas semanas mi amigo Leonardo Garcia Jaramillo me invitó a participar de un seminario que se realizaría en la hermosisima ciudad de Medellín, auspiciado y organizado por la joven y prestigiosa Universidad EAFIT . Por motivos  de trabajo me fue imposible asistir, pero me quede con la impresión -confirmada más tarde- de que me perdí de mucho. Al seminario asistieron, entre otros, Roberto Gargarella, Diego López Medina, Miguel Carbonell, Gloria Lopera, y Rodolfo Arango. Ellos, tal como reportan Roberto Gargarella, y Leonardo Garcia, discutieron acerca de las implicancias del neoconstitucionalismo y sus relaciones -a veces ocultas – con la polìtica y la filosofìa del derecho. El telón de fondo de esas discusiones fue la (re) reelecciòn de Alvaro Uribe.

Pensando en ese evento y en mi amada Colombia, esta mañana me estuvo dando vueltas en la cabeza el libro de López Medina,”Teorìa Impura del Derecho“. En él, López Medina explica  el proceso de cambios  que ha sufrido en los últimos dos siglos la cultura jurídica latinoamericana. En especial, en sus etapas tradicional y moderna que son las que, aunque resulte paradójico, se encuentran en debate actualmente. En uno de los pasajes del libro López Medina  menciona que en América Latina no se ha hecho exegesis de normas, sino teoría de principios vinculados a los resultados de la exegesis. La afirmación es notable porque lleva a considerar la tesis según la cual el positivismo es un producto meramente local (me refiero al positivismo formalista o teórico) cuyas reminiscencias se basan en la adhesión a las normas regla, y a la aplicación de los principios como método de interpretación del derecho. Asimismo,  lleva a replantear el origen del constitucionalismo tal como se entiende en nuestro medio: como un derecho basado en principios y con un fuerte influjo de la moral, pero salpicado por la impronta del positivismo. Lo cual, ¿no lo vemos acaso en la práctica?, podría llevar, más temprano que tarde,  a lo que ya, desde siempre, teníamos.